Home / 0101 La Ceiba

0101 La Ceiba

El municipio de La Ceiba se ubica en la llanura costera del Caribe, en la región nor-oriental del país, en la zona denominada costa norte. Por su condición de ciudad  Puerto, posee una porción de su territorio en contacto con el mar  Atlántico, en el muelle de cabotaje. La Ceiba se encuentra ubicada en latitud norte  22 50” 24´ y en longitud oeste,   93 38” 24´, lat.  15 N.-16 N.; Long. 86 W-8 7W.

Límites:

Al norte con el océano atlántico y Mar de las Antillas

Al sur con el municipio de Olanchito en el departamento de Yoro

Al este con el municipio de Jutiapa  y

Al oeste con el municipio de El Porvenir, del mismo departamento de Atlántida.

Fecha de Creación:

El Municipio de La Ceiba fue creado el 23 de agosto de 1877 perteneciendo al Departamento de Colón. En 1889 aparece como Distrito formado por los Municipios: La Ceiba y Balfate.   El 24 de julio de 1893 se le da categoría de Ciudad Puerto, dependiente de la Administración de Trujillo. En 1902, al crearse del Departamento de Atlántida, forma parte de este, quedando como la cabecera del Departamento. El 12 de noviembre 1940 se crea el Distrito Departamental de La Ceiba compuesto por el actual Municipio de La Ceiba, en 1957 se devuelve la autonomía Municipal.

Historia de Fundación: 

El Territorio que actualmente corresponde al Municipio de La Ceiba, era un enorme “muelle”, extenso pantano que abarcaba desde la aldea de Salitrán hasta el río Jimerito en el municipio de San Francisco. Nos relataba don Rafael Canelas Osorio que cuando él vino por primera vez a La Ceiba, en el año de 1896, acompañado de sus hermanos Presentación y Modrigo. Al Sur la ciudad llegaba hasta la tercera calle, en el Este colindaba con el Estero, y al Oeste con el terreno Mazapán. Las viviendas estaban construidas alrededor del enorme árbol de Ceiba ubicado en lo que es el actual edificio de la aduana de la Empresa Nacional portuaria. Existían otros grupos de viviendas que correspondían a la aldea garífuna La Barra del Estero, Y el barrio Potreritos, Mazapán y lo que es hoy el centro comercial de la ciudad.

Los pantanos de La Ceiba comenzaron a ser rellenados por los olanchanos a partir del año de 1840, continuando con esta labor una serie de alcaldes progresistas entre los cuales sobresale Don Guadalupe Araque, El ex-alcalde Darío Mejía Rosales recordaba que, siendo aún adolescente, se podían observar los restos de un pantano frente a su casa de habitación, en lo que es hoy el parque Manuel Bonilla, donde merodeaban los mosquitos, jejenes y zancudos. Abundaban los esteros o diques cubiertos de lama verde y lechuga de agua. Estos remansos de agua eran alimenta­dos en los prolongados inviernos por las constantes crecidas de los ríos y quebradas, así como por los aguaceros torrenciales que caían aún en pleno verano.

En este enorme pantano sobre el cual se construyó La Ceiba, habían zonas de respetable profundidad, como el local donde funcionó el Teatro Luis en la avenida 14 de Julio, y el que abarcaba la actual Casa Cural, la Iglesia San Isidro, el parque Morazán y el Casino Atlántida así como el edificio de la Municipalidad. El Ingeniero Camilo Gómez y Gómez, una verdadera autoridad en problemas hídricos de La Ceiba, aseguraba que entre el Casino Atlántida, Casa Crespo, la Iglesia San Isidro y la Municipalidad, se utilizó más material de relleno que en cualquier otra zona del casco urbano de la ciudad, sosteniendo que otros pantanos pro­fundos que tragaron bastante material para rellenarlos fueron las zonas de las actuales colonias Pineda, Zelaya, El Sauce, Miramar, Carmen Elena, y los barrios Alvarado y Sola­res Nuevos, lugares que al mismo tiempo eran temidos por las llamadas “tierras falsas o movedizas”. También eran peligrosos los manglares del barrio La Julia. La mayor parte de estas tierras movedizas se encontraban entre los cuatros ramales por las que antes desem­bocaba el río Cangrejal en el Mar Caribe.

Los Primeros Pobladores del Municipio (1810-1834)

La ciudad de La Ceiba se fue formando poco a poco en un período de tiempo de 110 años, que va desde 1810 hasta 1920. Este período de formación se divide en dos etapas:

La de los primeros pobladores de la desembocadura del río Cangrejal

Antes de que se fundara la ciudad, el Litoral Atlántico era una región de Honduras completa­mente virgen, y hasta el año de 1810 era despoblada en una área comprendida entre los puertos de Tela y Trujillo, donde no se encontraba ningún tipo de población de relativa impor­tancia En la cuenca del río Cangrejal había algunas aldeas de indígenas como Yaruca y La Colorada, las que mantenían una actitud de aislamiento con el resto de la población hondureña. La aldea La Colorada estaba poblada en su totalidad por Indios Tolupanes. La Cordillera Nombre de Dios era como un sólido muro natural de contención, por lo cual no permitía la facilidad en la comunicación terrestre con el interior del país, contribuyendo en gran medida al permanente aislamiento que ha caracterizado a esta región con el resto de Honduras. En el año de 1810, los garífunas llegan a darle vida y movimiento aun rico Litoral Atlántico que por más de 300 años permaneció dormido y olvidado. En la década de 1810-1820, comienzan a llegar a la Barra del río Cangrejal mercadería con procedencia de casi todos los puertos e islas del Caribe en las barcazas, canoas, lanchones y pipantes que los morenos vicentinos traían con contrabando, para ser vendidos en esta zona a “precios de gallo muerto”, y ser después trasladados a Trujillo, Tela, Olanchito y al interior del país. Las primeras vías de comunicación terrestre que se conocieron en el Litoral Atlántico fueron las llamadas rutas garífunas; a “raya de costa”, que partiendo del puerto de Trujillo, llegaban a la Barra del Cangrejal, para continuar hacia Tela y al resto de la Costa Norte. Hasta 1820, el puerto por el cual negociaban los olanchanos con el exterior era Trujillo; pero de esa fecha en adelante, poco a poco fue desplazado por el auge económico que se genera primero en la aldea de Pueblo Nuevo (actual Barrio La Barra, y después por La Ceiba, contando a su favor que no había ni la vigilancia ni el control aduanero que se daba en Trujillo. Desde el período colonial, el Litoral Atlántico prácticamente no era importante “ni existía” para Honduras, pues siempre fue una región que nunca les llamó la atención a las autorida­des españolas; mucho menos a las hondureñas.

Llegan los Primeros Olanchanos 

A partir de 1820 comienzan allegara la zona de la Barra del Cangrejal los primeros olanchanos a vivir en las aldeas garífunas, en una área comprendida entre los ríos Danto y Cangrejal, desplazándose a ésta región por la conocida ruta del puerto de Trujillo. Los primeros inmigrantes olanchanos eran rústicos campesinos, analfabetas, que trabajaban para los due­ños de las grandes haciendas de aquel vasto departamento. Después empezaron a abrir la brecha de cruzar “en línea recta” la Cordillera Nombre de Dios, exponiéndose a los ataques, airosos y hasta la persecución implacable de los animales salvajes que habitaban en el bosque virgen tropical, donde muchos seres murieron al no poder sobrevivir en condiciones tan adversas El paso que más usaron fue el fatídico Cerro de las Culebras, conocido también como el Paso de las Culebras.

Los primeros olanchanos no estaban acostumbrados a desplazarse por tupidas selvas don­de tenían que abrirse camino con sus machetes, y orientarse únicamente apelando al instin­to de conservación de la vida. A veces se agrupaban varias familias para realizar el viaje hasta la costa, pasando por experiencias aterradoras al verse obligados a abandonar sus muertos en plena selva. El Paso de las Culebras consistía en un largo y angosto camino que atravesaba casi toda la extensión central de los grandes macizos de la Cordillera. Por un lado estaba la empinada montaña de tupida selva, y en el lado opuesto los grandes precipi­cios.

Relataba Rafael Canelas Osorio, que en el año de 1896, junto con sus herma­nos Rodrigo y Presentación (Chon) Canelas, hicieron su primer viaje a La Ceiba y cometieron “la locura” de venirse por el Cerro de Las Culebras. Ellos viajaron desde su lugar de origen, San Francisco de La Paz, Olancho, afirmando que ha sido quizás la experiencia más dura y dolorosa de toda su vida. Salieron en una caravana de 47 familias que hacían un total de 175 personas, más las mulas de carga y ocho carretas donde traían los víveres, las mujeres y los niños. A La Ceiba sólo llegaron 29 personas a pie. Las muías que halaban las carretas, unas fueron devoradas por las fieras, otras picadas por las culebras venenosas, o simplemente cayeron en los enormes precipicios con todo y carga, bajo unos torrenciales aguaceros que más bien parecían diluvios.

Lo que más descontrolaba a los olanchanos era la agresividad traicionera y el ataque cons­tante de las fieras, situación que para ellos era algo nuevo: “pues más bien en Olancho las fieras huían del hombre, y aquí era todo lo contrario”. Al caer la noche era cuando más se imploraba el Nombre de ‘Dios, sobre todo bajo los torrenciales aguaceros “que mojaban hasta el alma”, apagándoles el fuego que les servía para defenderse de los animales.

Los hermanos Carlos y Jorge Lazo relataban que su tío abuelo Fernando murió en plena Cordillera después de un ataque masivo de las fieras. De la caravana en que venían no se salvó nadie. Por ese motivo ellos viajaron de Catacamas a La Ceiba por el puerto de Trujillo. Don Darío Mejía Rosales relataba que su padre, Manuel Mejía, afirmaba que en ningún lugar de Centro América se ha implorado tanto el Nombre de Dios, con gritos desgarradores salidos de lo más profundo del alma de las personas, como en el sangriento paso del Cerro de las Culebras. Los que lograron sobrevivir al infierno verde de la Cordillera, fueron atendi­dos en La Ceiba por los llamados médicos y brujos garífunas, quienes le lograron salvar de una muerte segura a muchos olanchanos, utilizando sus brebajes de medicina natural apren­dida desde el África y desarrollada en la isla de San Vicente. Desgraciadamente, en la actualidad todos estos conocimientos se han perdido.

Significado de su Nombre

El origen del nombre de La Ceiba, se debe a la existencia de un gigantesco árbol de ceiba (ceiba pentandra) o ceibón, que se alzaba a orillas del mar Caribe lugar donde hoy convergen la avenida principal y la primera calle. También se atribuye a que su fundador construyo su vivienda junto a un frondoso árbol de ceiba, el cual fue talado en 1917 para levantar la sede de la administración del puerto. Hasta entonces muchos denominaban a la ceiba •”el árbol de los hombres perezosos” ya que a su sombra esperaban decenas de obreros a que se les diera trabajo. Según la historia este árbol de Ceiba estaba ubicado el lugar donde actualmente existe el edificio de la aduana marítima, a orillas del mar Caribe, en el barrio el Centro a unos 50 metros hacia el este del muelle fiscal, que fuera construido en aquella época por una transnacional bananera, para el embarque de las frutas que se producían en las fincas ubicadas en el departamento de Atlántida, Colon y Yoro. De allí se originó el nombre de La Ceiba, cuando las personas que habitaban el lugar mencionado y quienes venían de otros lugares aledaños para trabajar en el embarque de fruta, acostumbraban decir “vamos a La Ceiba”.

Ediles

Sus principales jefes de comunas desde el año de 1884 fueron los siguientes: Don Jesús Antúnez; Don Remigio Sosa, Don Manuel María Cuellar, Don Guadalupe Araque, Don Pedro Grave De Peralta (Cubano avecindado) General Rafael Rodríguez, Don Manuel Mejía, General Lucas Calderón, Don Felipe Meléndez, Don Eduardo Rodríguez, Don Juan Mejía, Don Vicente Acosta, Dr. Francisco J. Mejía, Don Rosendo Martínez, Lic. Don Luís Blanco, Don Gonzalo Galindo, Gral. Anacleto Antúnez, Don Juan F. Carias, Lic. Julián Fiallos Díaz, Lic. Hipólito Moncada, Don Lorenzo E. Castillo, Don Miguel A. Moncada, Lic. Enrique E. Ucles, Crel. Alejandro Laínez, Dr. Augusto C. Coello, Crel. Rómulo Carvajal, Dr. Antonio López Villa, Lic. Ángel V. Matute. Don Procopio P. Mazier, P.M. Sebastián Rivera Zúñiga, Don José Acosta D., Dr. Fernando R. Muñoz, Crel .Manuel Montes, Don Pablo Cruz Palma, Fernando Gómez, Don Rafael Canelas, Crel. Rafael Osaba P., Don Libio Bártoli, Don Pompilio Fernández, Dr. Roberto B. Ugarte, Don Miguel González H., Don Santos Bardales, Don Adán Fuentes Erazo, Don José Flores Rosa, Crlos Alejandro  Aguilar Ponce.

Comunidades

El municipio de la Ceiba está conformado por las aldeas siguientes: Armenia Bonito, Bonitillo ,Corozal, Dantillo, El Búfalo, El Paraíso O Bataca, El Perú, El Pital, La Ausencia, La Presa, Las Mangas, Los Limpios, Piedra Pintada O La Colorada, Rio María, Rio Viejo, Sambo Creek, Satuye, Toncontin, Urraco Y Yaruca. Las principales avenidas de la ciudad de La Ceiba son: San Isidro, La República Atlántida y Catorce de Julio; con 16 calles principales, contadas de norte a sur.    Además de 72 caseríos y 106 barrios y colonias.

Extensión Territorial (inicial y actual)

Su extensión territorial ha sido de 621.8 Kms2; y actualmente la misma; con un perímetro urbano 73.22 Kms2 (7,322 Hab.) y una zona rural que comprende un área de 566.23 Kms2 .Su extensión representa el 0.6 % en el total del territorio hondureño.

 

El municipio de la ceiba se encuentra en la planicie costera del norte, desde el punto de vista geológico está asentada sobre una planicie de sedimentación de origen marino y aluvial, formando un gran número de abanicos aluviales traslapados, la zona montañosa está formada por materiales metamórficos constituidos por rocas graníticas.

La Ceiba, por su ubicación en la llanura costera del Atlántico, cuenta con una topografía variada, que va desde paisajes con pendientes suaves, colinas con pendientes de entre 15 y 30 grados; cordilleras con niveles medio y alto, hasta alcanzar elevaciones con más de 2,000 msnm, en lo alto de la cordillera Nombre de Dios.

El punto de mayor elevación es la cima de Pico Bonito (2435 msnm) el cual es de origen volcánico, y con gran incidencia en la formación de suelos del litoral atlántico.

Ríos: La Ceiba posee un enorme potencial hidrográfico ya que en esta zona convergen los principales ríos que fluyen desde el interior del país (Ulúa, Aguan, Patuca, etc.). El municipio de La Ceiba esta irrigado por los siguientes cursos de agua: Río Danto con sus tributarios: La Ausencia, Bulgaria, Calderón, Chiquito y El Padre; Río Cangrejal con sus afluentes: Yaruca, Blanco, Viejo, El Padre y Río Bonito que es la divisoria entre los municipios del porvenir y la ceiba; los anteriores constituyen los cursos de agua más caudalosos; Encontramos además, ríos de menor caudal como: Juana Leandra, Perú, Satuyé, María, Jimerito, Cuyamel, Chiquito, Sambo Creek, Piedras y Ramírez.
Quebradas: El municipio de La Ceiba esta irrigado por los siguientes cursos de agua: Río Danto con sus tributarios: La Ausencia, Bulgaria, Calderón, Chiquito y El Padre; Río Cangrejal con sus afluentes: Yaruca, Blanco, Viejo, El Padre y Río Bonito que es la divisoria entre los municipios del porvenir y la ceiba; los anteriores constituyen los cursos de agua más caudalosos; Encontramos además, ríos de menor caudal como: Juana Leandra, Perú, Satuyé, María, Jimerito, Cuyamel, Chiquito, Sambo Creek, Piedras y Ramírez.

Debido a la precipitación media anual de 2500-2700m que presenta esta zona y a la bio-temperatura menor de 26 grados, la flora existente en esta zona de la ceiba, es la propia de las regiones de nebliselva o bosque nublado con una altitud de 900-1000m; comprende el bosque muy lluvioso subtropical; en el cual se pueden encontrar las más impresionantes especies de árboles verdes de hoja ancha; las especies arbóreas típicas son:

El Achiotillo (Guarea Brevianthera), Liquidámbar (Liquidámbar Styraciflua), Encino de Montaña (Quercus brenessi), Árbol de María (Calophylum Brasilensis), Aguacate de Anis (Nectandra reticulata), Álamo (Styraz polianthus), Areno blanco (Ilex Hondurensis), Guaba (Inga sapindoides) y La Caoba, Guama, Cedro Real, Guarumo, Pinabete y  otros.

La fauna en este ambiente es similar a la de la pluvioselva, aunque menos abundante, se pueden mencionar los siguientes: Puma, Jaguar, Tigrillo, Mico León, León, Danto, Ardillas (Sciurus Rigidus), Puercoespín, Cerdo de Monte, Jagüilla y gran cantidad de Monos.

Entre la avifauna están: Quetzal (Pharomachrus Mocino), Chachalaca Negra (Penelopina Negra) Águila Arpía (Harpia Harpijia), en extinción Jilguero (Turdust Plebeyus), Guacamayo O Guara Roja Y Azul (Crysots Diademata Y C.Hondurensis), Paloma Morada, (Engipty A Verreauxi), Cenzontle, Pájaro Bobo, Zorzal, Loras, Periquitos, Pájaro Carpintero Grande Y Pequeño, Búho Cornudo o de Cachitos.

Desde el punto de vista geológico los suelos de la llanura costera del norte están estructurados de forma simple, tratándose de capas y terrazas de arena, limo, arcilla y guijarro de origen continental y marino, cuyo espesor promedio se estima en 1,200 pies.

Los suelos de este municipio de La Ceiba se encuentran en la clasificación de suelos aluviales bien avenados de textura fina, los cuales son franco-arenosos y aptos para el cultivo.

La tenencia de la tierra en este municipio, se presenta de forma privada, ejidal y comunal. Desde sus comienzos y con la creación del asentamiento garífuna, durante el siglo XIX, la costa norte estaba escasamente poblada por grupos indígenas y unos pocos españoles y ladinos, cuando la población creció los garífunas se establecieron en zonas desocupadas, consideradas marginales y de poco valor, desarrollaron en estas tierras una economía de subsistencia basada en el trabajo agrícola y la pesca artesanal, estas actividades fuera del contexto de remuneración económica, para este tiempo en estas regiones había muy poca competencia por la tierra con otros grupos por lo que, tener títulos de propiedad de tales tierras no era de mucha importancia ,aunque posteriormente surgieran conflictos con terceros por la tenencia de estas tierras; las que inicialmente eran explotadas por quienes las venían ocupando desde tiempos atrás, las innumerables ventajas que ofrecía (acceso a la costa, recursos naturales variados y numerosos, tierras muy bien drenadas y con alto potencial agropecuario) propicio la inversión extranjera, además la concesión por parte del gobierno de las mejores tierras a compañías trasnacionales (Vaccaro-D´ Antoni, luego la Standard Fruit Co.) las que gozaban de amplio apoyo; y a la vez fueron desplazando a los primeros pobladores de las tierras aptas para la productividad hacia otros sectores, los cuales se poblaron en asentamientos comunales. Hasta hace poco la mayoría de los garífunas no tenían control legal sobre las tierras que han ocupado tradicionalmente, ya que las mismas con las reformas a las leyes agrarias se transformaron en ejidos y en áreas protegidas.

La desesperante situación económica de los pobladores de estas zonas desencadeno una larga lucha que en la última década llego a su punto culminante con el restablecimiento del régimen democrático a través de la Constitución de la República en el año 1982. En este momento se marca un espacio de legalidad que favorece a las comunidades consideradas autóctonas como los Garífunas, es decir que los artículos 173 y 346 constituyen el marco jurídico de los reclamos de legalización de tierras en la época actual.

En estos artículos el Estado se obliga a: “preservar y estimular las culturas nativas, así como las genuinas expresiones del folklore nacional, el arte popular y las artesanías”. Es deber del Estado dictar medidas de protección de los derechos e intereses de las comunidades indígenas existentes en el país, especialmente de las tierras y bosques donde estuvieren asentadas. Además, la constitución señala en su artículo 18: “En caso de un conflicto entre el tratado o convención, la Ley prevalecerá el primero”. En el año de 1994 Honduras suscribe el Convenio 169—sobre Pueblos Indígenas y Tribales en países independientes—y lo aprueba el 20 de Marzo de 1995. Este convenio junto a los preceptos señalados y otros contenidos en diversas leyes otorgan a las comunidades Garífunas suficiente argumento para luchar por la legalización de sus tierras. Para el año 2002, la mayoría de las comunidades Garífunas han recibido su título.

En el siguiente año, en relación con el artículo 107 de la Constitución de la República. El gobierno atento con reformar la ley, que venía restringiendo el derecho de extranjeros de poseer propiedades costeras para permitir inversión extranjera y turismo en las costas. Esta reforma fue rechazada rotundamente. El INA es la institución estatal encargada de resolver el problema de las tierras comunales de los Garífunas. Y ha comenzado un proceso investigación de la viabilidad y resolución de graves conflictos tales como la del poblado de Zambo Creek en este municipio de La Ceiba, Aunque ha recibido fuertes críticas a su trabajo por haber dado título a zonas residenciales de las comunidades Garífunas pero no a las zonas agrícolas y forestales que también reclaman. La mayor parte de este municipio es área protegida, por lo que la explotación de los recursos ahí existentes, debe ser sistematizada, y el gobierno la realiza por medio de su organismo encargado AFE-COHDEFOR.

Datos Demográficos

El municipio de Ceiba tiene una población de 180.512 habitantes (2009).
Características de la Población

La población de La Ceiba, se caracteriza por ser predominantemente urbana, No posee una diferencia marcada entre la distribución por sexos, se puede decir que existe un equilibrio entre la población femenina y la masculina, su población es fluctuante debido a los movimientos migratorios que se presentan en este municipio, tanto de inmigración como emigración, a diferencia de otros lugares del país, en donde la población es homogénea debido al mestizaje.

En La Ceiba se aprecian dos grupos poblacionales muy bien definidos, los mestizos cuyo colonialismo marco física y culturalmente y los garífunas con su herencia ancestral africana.

Grupos Étnicos

En este municipio se encuentran varios poblados de la etnia garífuna, los que son descendientes de esclavos africanos; Esclavitud que superaron al escapar de san Vicente, a este grupo se le atribuye la fundación de La Ceiba específicamente en las comunidades de Corozal, Zambo Creek y Cayo Bolano.

Los Garífunas han conseguido defenderse y reproducirse como una comunidad autónoma. Y en conjunto con sus raíces indígenas, formaron una nueva sociedad totalmente adaptada a su medioambiente natural, económico y político. Se defendieron contra la agresión colonial europea por un siglo entero en las Antillas menores. Luego sobrevivieron a la deportación masiva a Centroamérica y manejaron muy bien las negociaciones con otros grupos poderosos como los españoles, ingleses, y misquito. La memoria social sobre estos orígenes juega un rol fundamental en la construcción contemporánea de la identidad y cultura política de los Garífuna. Estos se auto identifican como un grupo único con una herencia cultural proveniente de la mezcla de sus raíces africanas e indígenas. Se enorgullecen por nunca haber sido esclavizados y por la militancia en que defendieron su independencia y su cultura. Bajo circunstancias adversas, la herencia cultural de este pueblo sobrevivió gracias a su propia tenacidad y su habilidad para manejarse dentro del sistema económico que imperaba.

Durante los dos siglos de ocupación en la costa Caribe de Honduras, la política del pueblo Garífuna ha sido marcada por un complejo juego de resistencia y acomodaciones con los poderes dominantes. Al principio del siglo XIX muchos Garífunas se aliaron con la corona española, sirviendo como soldados en el bando de los perdedores durante las guerras de independencia y luego contra Morazán en las batallas por el control de la República de Centroamérica. Sin embargo, sobrevivieron las caídas militares y políticas gracias a la constante migración hacia Belice.

Durante el siglo veinte, los Garífunas trabajaron como mano de obra asalariada en la agro-industria extranjera, lo cual los acercó a la clase obrera y por lo general a “la izquierda” dentro de la política hondureña, apoyando al partido Liberal. El apoyo tuvo consecuencias trágicas como la masacre de miembros de las tropas del partido en 1937 en el pueblo de San Juan. Sin embargo, relaciones de clientelismo y la afiliación con partidos políticos hondureños favorecieron a algunos líderes y permitió a algunas comunidades el mantenerse relativamente autónomas durante la primera parte del siglo veinte. Los grupos políticos Garífunas organizados fuera de la estructura de los partidos nacionales de Honduras, parecen haberse formado en el principio de los 1950. La Sociedad Renovación formado en La Ceiba en 1950 y la Sociedad Lincoln constituida en 1958 fueron precursores importantes de las organizaciones Garífunas de hoy. Estas asociaciones estaban interesadas en temas como: “anti-discriminación”, derechos civiles, y luchas de clases con poco o nada de contenido cultural (Euraque 2001: 5,21).

Sin embargo, para los 60s y 70s, influenciados por los movimientos civiles y el BlackPower en los Estados Unidos, un esquema cultural nacionalista se formó en las comunidades Garífunas. Unos de los primeros ejemplos de esta sensibilidad política fue la fundación del Ballet Garífuna Nacional en 1962. Este fue seguido por la fundación de Danzas Garífunas en el carnaval de La Ceiba en 1972.

Centros Educativos

Pre Básico:

80

Primaria:

133

Media:

39

Centros de Salud

La Ceiba cuenta con 219 centros de atención médica entre públicos y privados; el Hospital público Atlántida Integrado el cual pertenece a la región sanitaria número 6; brinda servicios de salud a toda la región del Litoral Atlántico, así como otros centros de atención médica. De estos centros los de mayor numero son: los hospitales privados (9), CESAMOS (12), clínicas médicas (91), clínicas dentales (26), laboratorios de análisis clínico (10), clínicas de urgencia (7), consultorios generales (25), Establecimientos con medicina natural

Servicios Médicos que Brindan

Entre los servicios que ofrece el hospital regional Atlántida se pueden mencionar servicio de hospitalización, con este fin cuenta con un inventario de 115 camas, atención de emergencias, consulta externa e internamientos, cirugía general, control de embarazos y atención de partos, consulta de especialidades como ser pediatría, ginecología, ortopedia y atención en medicina general; los mismos son prestados por clínicas y hospitales, públicos y privados.

Enfermedades más Comunes 

Según el departamento de estadística en el Hospital Regional Atlántida HRA, las causas más comunes por las que la población busca atención médica en este centro asistencial son: resfrío común, faringe amigdalitis, diarrea, infección urinaria, bronquitis, asma bronquial, parasitismo intestinal, gastritis, anemia y otras.  Según la misma fuente consultada las principales causas de mortalidad son: SIDA, neumonía, sepsis neonatal, membrana hialina, recién nacido pretelino, insuficiencia renal, accidente cerebro vascular tipo hemorrágico, sangrado digestivo alto, cirrosis hepática, diabetes, cáncer de cerviz.

Vìas de Comunicaciòn

Transporte Terrestre

Se encuentran varias empresas que prestan el  ¿servicio de transporte terrestre Entre ellas se puede mencionar la Hedman-Allas, y Vianna clase oro que va desde Tegucigalpa a La Ceiba y viceversa, realizando de dos a tres viajes diarios, con un horario que va de 5:00 am._ 5:00 pm., de lunes a domingo, con un costo por persona que va de Lps. 165.00 a Lps 360.00. Así mismo, existen otras empresas que realizan viajes a municipios más cercanos como ser San Pedro Sula, Trujillo y Tocoa entre otros.

Transporte Marítimo

A nivel marítimo operan dos empresas que realizan viajes a los municipios de Roatán y Utila, transportando pasajeros y carga.  GALAXY Yate 2 viajes diarios 270.00 Ceiba – Roatán, UTILA PRINCESS Yate 2 viajes diarios 280.00 Ceiba – Utila.

Transporte Aéreo

La Ceiba cuenta con el Aeropuerto internacional “El Golosón”, ubicado a 17 msnm, en la orilla de la Carretera Ceiba – Tela, a 15 minutos del centro de La Ciudad, en dirección oeste. Posee la pista de aterrizaje más larga de Honduras y es considerado el aeropuerto de más operaciones del país debido a su ubicación estratégica en el Caribe hondureño.

En esta terminal aérea, operan actualmente varias aerolíneas, que ofrecen vuelos particulares y conexiones Internacionales, entre ellas: Rollins Air, Atlantic Airlines, Aerolíneas Sosa y TACA – Honduras / Isleña Airlines: Estas vuelan desde y hacia La Ceiba a diversos destinos nacionales: Tegucigalpa, San Pedro Sula, Roatán, Utila, Guanaja, Puerto Lempira. En temporada reciben vuelos chárter provenientes de Canadá. Según datos proporcionados por Interairports, anualmente ingresan 150,000 pasajeros por vía aérea, asimismo salen 157,706 pasajeros / año. En las instalaciones de “El Golosón” laboran aproximadamente 399 personas.

Medios de Comunicación

A nivel del casco urbano existe una buena cobertura pública y privada de la telefonía fija brindada por HONDUTEL, así como de los servicios de la telefonía celular que se extiende a parte de la zona rural del municipio. Circulan los diarios Nacionales: El Heraldo, La Tribuna, El Tiempo y La Prensa; hay alrededor de cinco empresa privada que presta el servicio de televisión por cable; un canal televisivo local, emisoras de radio locales y 9 negocios de servicios de Internet.

Electrificación (comunidades con el servicio)

Del total de viviendas en La Ceiba el 87% cuenta con el servicio de electricidad de la red pública, el 7% se alumbra con velas, el 6% utilizan candiles o lámparas.

Instituciones Públicas

Las siguientes instituciones brindan asistencia técnica, financiera y de servicios, algunas apoyan la ejecución de proyectos de infraestructura, saneamiento, producción y capacitación del recurso humano, la mayoría con Sede regional en el municipio:

  • SANAA Servicio de agua potable y alcantarillado
  • SOPTRAVI Atención a vías de transporte y aeropuerto
  • ENEE Servicio de energía eléctrica
  • INFOP Formación ocupacional
  • COHDEFOR Protección del bosque
  • SAG Asistencia técnica y financiera al sector productivo
  • Secretaria de TURISMO /Proyecto Costero Sostenible
  • HONDUTEL Servicio de telefonía
  • Apoyo al turismo del municipio
  • Cooperación Española Desarrollo Comunitario, Agua Potable
  • Secretaria de Recursos Naturales Apoyo a la protección de los recursos naturales
  • Cámara de Comercio Apoyo al comercio
  • Pastoral Social /Iglesia Católica Desarrollo Comunitario
  • Cámara de Turismo Promoción y apoyo al turismo

La economía local y el turismo, generan los porcentajes que ocupan las principales actividades económicas desarrolladas por los habitantes del municipio de La Ceiba, no se incluye las remesas familiares de hondureños en el extranjero, que representan una importante fuente de ingreso para varias familias.

Agricultura: Caña De Azúcar, Banano, Cítricos, Palma Africana, Maíz, Arroz, Plátano, Yuca, Malanga, Tabaco, Sandia.

Ganadería: Vacuno, Ovino, Caballar, Bovino, Porcino, Jolote, Conejo.

Comercio: Su condición política de ciudad- puerto es determinante para el desarrollo de las actividades comerciales en la ciudad de La Ceiba, las que representan el 42.7% de la economía, el cual es un porcentaje significativo, se puede decir que la economía de este municipio está cifrada en este rubro y en lo que dé él se deriva; La línea de restaurantes, hoteles, servicios comunales, transporte y comunicación es del 49.20%, actividades que por sus características están vinculadas al desarrollo turístico del municipio y que junto al comercio conforman la plataforma económica de La Ceiba.

La Ceiba tiene el potencial para convertirse en la Capital Eco turística de Centro América. Su proximidad con el Parque Nacional Pico Bonito, el parque nacional de mayor extensión en el territorio nacional, así como el Refugio de Vida Silvestre Cuero y Salado y al Parque Nacional Marino Cayos Cochinos son parte de la propuesta turística que ofrece este hermoso municipio.

También ofrece una gran variedad de opciones para paseos, excursiones y visitas científicas. Algunas las puede realizar sin necesidad de contratar un prestador de servicios, sin embargo, hay otras en las que es indispensable un operador especializado. Tal es el caso de las visitas a los parques nacionales y del rafting en el río Cangrejal.

Playas: Las playas del mar Caribe en La Ceiba, constituyen otro punto muy atractivo, bordean toda la parte norte de la ciudad y a pocos minutos se encuentran las playas de Perú y El Porvenir, así como las de Corozal y Zambo Creek donde se asientan las poblaciones garífunas que conservan su lengua y cultura afro caribeña.

Río María: Un corto y refrescante viaje a sólo 8 Km de La Ceiba, esta pequeña aldea se encuentra muy cerca de las playas de Perú, sobre la carretera que va a Trujillo. Para llegar a ella se tiene que caminar unos 40 o 45 minutos en un ambiente de selva húmeda por veredas a lo largo del río, pero su recompensa será disfrutar de una serie de pozas con agua cristalina y fresca, y de una incomparable vista al océano y los Cayos Cochinos; con lugares ideales para hacer un picnic o para disfrutar de la naturaleza

Refugio de Vida Silvestre Cuero y Salado: Esta reserva, es un parque nacional, está localizado a 33 Km. de La Ceiba en la costa del Caribe con un área con forma de triángulo que forman los ríos de Cuero y Salado en la costa. Con una extensión de 13,255 hectáreas y fue declarada zona protegida en 1986, por estar en peligro de extinción su población de manatíes, y que aquí ha encontrado un lugar seguro para vivir, además tiene un complejo sistema de aguas salobres y agua fresca que contiene unos 15 ríos que nacen en la montaña de Gracias a Dios y que tienen influencia directa en el refugio, en particular en el parque de Pico Bonito.

Parque brinda protección a unas 35 especies de animales, incluyendo a los manatíes(o vaca marina) jaguares, monos cara blanca y otras especies de monos, lagartos y más. El área es rica en aves con unas 198 diferentes especies que representan un 28% del total de especies de aves de Honduras.

Rafting en el río Cangrejal: Una de las mejores aguas blancas para rafting en Centro América se pueden encontrar en La Ceiba. El río Cangrejal le ofrece rápidos de clase 2, 3 y 4 todos a un corto recorrido de 45 minutos del centro de La Ceiba y como si esto fuera poco se le puede agregar Pico Bonito un parque con 7 diferentes ecosistemas todo ello por el cambio de altitud por la parte este del río, ofreciéndole una realidad fascinante de la selva tropical de Honduras.

Museo de Mariposas y otros insectos: Este es el museo privado más grande de Honduras, con insectos coleccionados por el Sr. Robert Lehmann por más de 30 años; aquí se encuentran más de 11,000 ejemplares que incluyen: 2200 ejemplares de mariposas hondureñas, 2400 insectos exóticos de Honduras, alacranes, tarántulas, ciempiés, milpiés, escarabajos y el Alacrán Emperador de África (el alacrán más grande del mundo). Más de 9,000 de los ejemplares son nativos de Honduras.

Parque Nacional Pico Bonito: El más diverso Parque Nacional de Honduras cubriendo un área de terreno que va desde el nivel del mar hasta los 7,300 pies sobre el nivel del mar con la mayor variación de altura de Honduras. Ha sido nombrado Pico Bonito por su disposición y se ha convertido en un signo de La Ceiba en el importante papel que ha jugado en el eco-turismo como destino en los últimos años. Debido a su variado hábitat y ecosistemas es el hogar de una gran cantidad de especies animales. El acceso al parque es limitado su principal sendero es el del río Zacate que tiene una longitud de 2.4 km.; el cual se encuentra a unos 19 km. Al oeste de La Ceiba, pasando por la comunidad de El Pino y el puente sobre la Quebrada Seca, en este trayecto puede disfrutar de una vista panorámica del rio zacate con sus aguas cristalinas y apreciar las múltiples aves tropicales del parque.

Aldeas Garífunas Zambo Creek y Corozal: Esta interesante aldea garífuna está ubicada a unos 20 km. al este de La Ceiba, sobre la carretera a Trujillo. Como todas las aldeas de esta cultura, se encuentra a orillas del mar y la principal actividad comercial es la pesca.

Zambo Creek esta sobre la playa hacia el oriente de donde llega la calle de acceso principal. Posee una vista muy especial de la playa y de los Cayos Cochinos; su atractivo principal consiste en la preservación de su forma de vida tradicional heredada por sus ancestros, lo que la convierte en un lugar muy especial donde se puede conocer más de la etnia garífuna y degustar su gastronomía.

Banco de Germoplasma: Sitio de interés turístico y científico, en este jardín encontrará una gran variedad de plantas frutales, condimentarías y maderables propias del trópico húmedo. Le sorprenderá la variedad de especies existentes. Ubicado en la reserva del Parque Nacional Pico Bonito, es uno de los mejores lugares de La Ceiba, para disfrutar de las caídas de agua y darse un refrescante baño en cualquiera de sus pozas.

Los Chorros: Este balneario es muy popular entre los ceibeños, se ubica después del km 209 a pocos metros de la carretera de La Ceiba a Trujillo Está conformado por una serie de pozas y caídas de agua, desde donde se puede apreciar una variedad de aves de la zona, lo que hace de este, un lugar muy agradable

Cayos Cochinos: Pertenecen al municipio de Roatán del Departamento de Islas de la Bahía, pero están ubicados a corta distancia de La Ceiba, estas hermosas islas y cayos pueden ser vistas desde las costas en un día despejado. Constituidos en un Parque Nacional Marino; Los Cayos Cochinos son de hecho dos pequeñas islas y una serie de pequeños cayos, algunos habitados por pescadores garífunas que aprovechan la abundante pesca de la zona. La isla conocida como Cochino Menor es una estación de estudios científicos a cargo del Smithsonian Instituto de los EEUU.

Carnaval: La Ceiba es conocida a nivel centroamericano por su Feria Isidra, la cual se lleva a cabo en el mes de mayo y culmina con el Gran carnaval internacional de la Amistad en el tercer sábado del mes. La avenida principal se convierte en una gigantesca pista de baile, donde la gente se divierte al ritmo de la música caribeña. Aún sin carnaval el ambiente festivo se mantiene a lo largo de todo el año en la “zona viva,” con sus discotecas y bares de diferentes tipos.

Excursiones y visitas científicas: En La Ceiba encontrará muchos lugares interesantes para realizar paseos, excursiones y visitas científicas. Se recomienda la contratación de operadores de turismo. Sin embargo, las visitas a los parques nacionales y la práctica del ráfting deben hacerse en compañía de especialistas que le instruirán en su recorrido.

Laguna Cacao: Localizada en la comunidad de El Cacao, aproximadamente a 24 km al este de la ciudad. Esta laguna ubicada al lado del mar está totalmente rodeada por manglares, en la zona se pueden observar una gran variedad de aves, así como manadas de monos “aulladores” y “cara blanca”.

Aguas Termales Glenda’s Paradise: Está ubicado en la carretera de La Ceiba a Trujillo, 1 kilómetro adelante del desvío a Zambo Creek. Esta atracción cuenta con una cascada y pozas naturales de agua caliente. Esta es quizá la única cascada natural de aguas termales donde el viajero puede nadar en completa seguridad. Para los que gustan de las alturas y la adrenalina, más arriba de las aguas termales, subiendo la montaña se encuentra uno de los mejores canopys del país: Canopy Tours de Zambo Creek. El viaje a la parte más alta de la densa montaña es en caballo. Luego, comenzará a descender siguiendo los más de diez cables que componen esta aventura. ¡Una experiencia inolvidable! Horarios: Abierto todos los días del año de 8:00 AM a 5:00 PM. El valor de la entrada es de 60 lempiras por persona. Open daily from 8:00 AM to 5:00 PM year round. The entrance rate is Lps. 60 per person. Address: Highway towards Trujillo, 1 km from the bridge in Sambo Creek.

Tour por Plantaciones de Piña en Ceiba: Col. El Sauce, 5ta Etapa, bloque Z, casa# 3 en La Ceiba. Comparten oficina con CANATURH La Ceiba, Tel: (504) 24436536, (504) 94896058

En La Ceiba, Honduras, por años, la piña ha sido el sostén de muchas familias de esta parte del país; este producto agrícola es cultivado masivamente para luego exportarse al extranjero.  Por medio de Reservaciones Turísticas La Ceiba, una operadora de turismo que promueve el desarrollo sostenible en la ciudad de La Ceiba y sus alrededores, podrá adentrarse al mundo de los campesinos de las piñeras.  Recorrerá en 2 horas las plantaciones disfrutando de fascinantes vistas de riachuelos, ríos y verdes montañas  hasta terminar degustando la jugosa fruta a la usanza campesina. Sus guías serán miembros de las comunidades que visitará; ellos compartirán con usted experiencias y opiniones acerca de la riqueza natural que posee La Ceiba.  Este paseo es una nueva manera de conocer las otras facetas de La Ceiba, la novia de Honduras.

Tour en bote por los Manglares de Finca El Cayo: Río Zacate “abajo” es como se conoce a la parte del río que desemboca en el océano. Esta unión entre aguas ha producido un rico ecosistema que alberga a muchas aves, reptiles y mamíferos. Recorra los manglares en bote, guiado por un miembro de las comunidades aledañas, para observar animales entre la espesa naturaleza. De hacer este tour con Reservaciones Turísticas La Ceiba  usted contribuirá  con el desarrollo comunitario, ya que una parte de las ganancias de este tour se reinvierte  en programas de educación y salud para las comunidades que visitará.

HIBOU: Tel: (504) 9975- 4134 ¿Busca fiesta, discoteca y el mejor ambiente de La Ceiba? Hibou es sin duda lo que usted busca. En los más de 4 ambientes lounge y playeros, encontrará la variedad más amplia de bebidas y cocteles. No puede dejar de probar la nueva bebida de la casa: el especial Hibou, una exquisita mezcla de licor de coco, licor de melón, jugo de piña, jugo de naranja, margarita mix y blue curacao. Las mezclas musicales de Dj Kriss y Dj Mario le aseguran una noche inolvidable de baile y muchos amigos. Sin duda, Hibou es una de las mejores opciones de vida nocturna en Honduras.    Horario: de jueves a sábado desde las 8 de la noche en adelante.

Balneario Villa Becerra: Treinta años atrás, la familia Becerra no previó que su hermosa tierra iba a tener tanto éxito entre los ceibeños. Aunque se concibió como un sitio de descanso dominical para la familia, poco a poco la propiedad se volvió el balneario preferido de los ceibeños. Un refrescante río cruza el jardín de árboles frutales hasta desembocar en la playa. Un complejo que le ofrecerá la oportunidad de nadar en el río o en la playa. Abierto todos los días del año. Tarifas Adultos nacionales o extranjeros: Lps. 30.00Niños nacionales o extranjeros: Lps. 15.00

Tour del Cazzabe: Trata de hacer del turismo un negocio sostenible y cuando un grupo de mujeres se unieron para comercializar el casabe, una idea surgió. ¿Por qué no enseñar a los turistas a cocinar este platillo garífuna. El casabe, un pan circular y delgado hecho de harina de yuca, es una de las bases de la alimentación garífuna; por siglos la comunidad ha vivido elaborando este tradicional alimento. Al hacer este recorrido, aprenderá más sobre la interesante cultura y por supuesto, a cocinar casabe. Una parte de las ganancias de este tour se reinvierte en programas de educación y salud para las comunidades que visitará.

El Carnaval Ceibeño

La Ceiba es conocida a nivel centroamericano por su Feria Isidra, en honor al Patrón San Isidro, la cual se lleva a cabo en el mes de mayo y culmina con el Gran carnaval internacional de la Amistad en el tercer sábado del mes. Este carnaval es representativo de esta ciudad e identifica a sus habitantes como personas que trabajan pero que también se dan a la diversión. Para este evento la avenida principal se convierte en una gigantesca pista de baile, donde además de divertirse bailando la música caribeña, puede también apreciar los bailes garífunas, los que para esa fecha se lucen en todo su esplendor.

Tradiciones Garífunas

Son muchas las costumbres que conservan los garífunas, y las atesoran como algo muy particular de su cultura y de su vida misma.

Una costumbre que llama mucho la atención de los foráneos, se practica en la época de navidad y año nuevo, donde cada familia expresa su cariño a las demás familias, bailando al son de punta en la entrada o puerta principal de cada hogar visitado, como una forma de atraer la alegría y amistad que debe reinar en todo hogar.