Home / 11 Departamento de Islas de la Bahía

11 Departamento de Islas de la Bahía

Fecha de Creación

Creada el 14 de marzo 1872

Decreto de Creación

Colon en su cuarto y último viaje, el 30 de julio de 1502, descubrió la Isla de Guanaja, según, Colon los naturales de las Islas de la Bahía eran más civilizados que los de las Antillas, descubiertas anteriormente y lo juzgo así por no haber mostrado asombro ni temor a la vista de los buques y a los españoles que se acercaban. En esa época todas las Islas estaban muy pobladas. A principios de 1642 una partida de filibusteros se apodero de Roatán y Guanaja, para fundar allí el asiento de sus correrías y cometieron muchas depredaciones, que la autoridad suprema de Guatemala, de acuerdo con el Gobernador de La Habana y Presidente de la Audiencia de Santo Domingo, organizaron una expedición para expulsar a los ingleses, logrando desalojar a los piratas de las Islas, quedando abandonadas por largo tiempo, hasta 1742 en que los ingleses intentaron tomar posesión de la Costa Atlántida, levantando fortificaciones en la boca del Río Negro y en Roatán, Aquellos sucesos en unión de otros produjeron la guerra entre Inglaterra y España no concluyen sino con los tratados de paz entre las partes beligerantes estipulando que los ingleses abandonaran las Islas, el Capitán General de Guatemala dio orden al Intendente de Honduras para que rescatara a las Islas. El 28 de agosto de 1814 se ajustó otro tratado entre España e Inglaterra, quedando el Gobierno español en posesión de las Islas y del territorio Mosquito basta la independencia de Centro América, que Inglaterra desocupo las Islas quedando bajo la jurisdicción de Honduras, pero en mayo de 1830 al Superintendente de Belice tomo posesión de Roatán en nombre de la Corona Inglesa fue hasta 1861 que se emitió el siguiente Decreto:

Decreto En Que Se Declara A Las Islas De La Bahía Y Territorio De La Mosquitia Bajo El Dominio Y Soberanía De La República.

El Secretario de Estado, Señor Capitán General, Presidente del Estado, Por Cuanto: En atención a que esta ratificado y canjeado el tratado concluido con Gobierno, por el cual se devuelve al Estado las Islas de la Bahía y territorio Mosquito, ha tenido a bien emitir el siguiente Decreto:

Artículo 1. Las Islas de la Bahía y territorio Mosquito, en la parte de Honduras, quedan desde hoy, para siempre bajo el dominio y Soberanía de la República.

Artículo 2. Los habitantes de los referidos lugares quedan sujetos al Gobierno del Estado y como súbditos serán eficazmente protegidos en sus personas, propiedades y derechos.

Artículo 3. Se faculta al Señor Comandante del Puerto de Trujillo, Licenciado Rafael Padilla Duran y al Señor Don Francisco Cruz, para que a nombre del Gobierno, tomen posesión de los indicados territorios y para que establezcan en sus diversos ramos el régimen que juzguen más conforme a las necesidades e intereses de aquellos habitantes. En consecuencia, las autoridades civiles, militares y de hacienda del Departamento de Yoro, auxiliaran puntualmente a dichos Señores en todo lo relativo al desempeño de su misión.

Artículo 4. El presente decreto se pondrá en conocimiento excitándosele para que dicte las disposiciones por que han de regirse definitivamente las expresadas Islas y territorio Mosquito. Dado en Comayagua en la Casa de Gobierno a 22 de abril de 1861. (f) Santos Guardiola, el Ministro de Relaciones y Gobernación. (f) Crescencio Gómez.

Proclama del Presidente de Honduras a los habitantes de las Islas de la Bahía.

Santos Guardiola, Capitán General y Presidente de la República de Honduras, a los habitantes de las Islas de la Bahía. Las Islas que habitáis han sido restituidas a Honduras, su legítimo dueño, como ya sabéis, por medio de un tratado con la Gran Bretaña y estando ahora la República para asumir sobre ella su soberanía, me corresponde a mí, como Supremo Magistrado de la Nación, el expresaros las seguridades que es muy natural aguardéis de mí, sobre el mantenimiento de vuestros derechos y sobre la promoción de vuestro bienestar. Es mi firme resolución impedir que este cambio en vuestra condición, sea la causa de que os sobrevenga el menor mal y más bien procurare que vuestra incorporación a la nacionalidad hondureña, marque la inauguración de una era de más prosperidad, aún para vosotros que la habéis disfrutado bajo el Gobierno Liberal de la Gran Bretaña. Es verdad que vais a cesar de pertenecer a un imperio grande y poderoso, pero también es cierto que ahora tendréis la noble misión de contribuir con vuestra lealtad y con vuestra industria al engrandecimiento y progreso de este país favorecido, del cual vais a formar una parte integrante. Vosotros marcháis a la vanguardia de su civilización y el ejemplo que daréis a vuestros hermanos del continente y las relaciones y comercio mayor y más extensas que se desarrollaran entre vosotros y el resto de Honduras, pronto estrecharan más los vínculos de la fraternidad y armonía que deben siempre uniros a los habitantes de una patria común. Vuestros fueron y estatutos serán mantenidos fielmente. Vuestra lealtad asimismo estoy seguro, corresponderá a los deseos de mi Gobierno, que no aspira a otra cosa que a procurar vuestro progreso y bienestar. Comayagua, abril 24 de 1861, (f) Santos Guardiola.

DECRETO QUE REGLAMENTA LAS FACULTADES DE LA ASAMBLEA DE LAS ISLAS DE LA BAHÍA.

José María Medina. Capitán General y Presidente de la República.

CONSIDERANDO: Que es de necesidad establecer algunas a que deban atenerse los funcionarios públicos de las Islas de la Bahía, aproximándose en cuento sea posible el régimen constitucional de la República, en uso de sus facultades, Decreta:

Artículo 1. Continuara la asamblea establecida en las Islas, asumiendo todas las atribuciones del poder municipal, también será el Tribunal de Apelaciones en 1. Sala, de las sentencias pronunciadas por el de conjueces.

Artículo 2. Para los recursos de súplica interpuestos ante la asamblea, se ocurrirá a la Corte Suprema de Justicia de la Sección del Gobernador.

Artículo 3. Se establece un magistrado que presida el Tribunal de conjueces con las atribuciones que señalan los estatutos de las Islas de la Bahía en lo judicial.

Artículo 4. Habrá jueces de paz para conocer en los asuntos de menor cuantía.

Artículo 5. El Magistrado y los jueces de paz serán nombrados por la asamblea de que habla el artículo 1.

Artículo6. El Gobernador de las Islas de la Bahía tendrá por únicas atribuciones las que confiere la ordenanza que rige en los demás departamentos de la República.

Artículo 7. Habrá un administrador de rentas nombrado por la asamblea, a quien rendirá las cuentas de su administración, de conformidad con las leyes y sus funciones serán las mismas que establecen los reglamentos que hasta ahora existen.

Artículo 8. El Gobernador tendrá el sueldo de mil pesos al año, el magistrado mil y el administrador ochocientos.

Artículo 9. Para el desempeño de los destinos públicos en las Islas, se necesita ser ciudadano de la República y prestar previamente el juramento de estilo. Dado en Comayagua a 14 de marzo de 1872. José María Medina. El Sub-Secretario de Estado encargado del Ministerio del interior Justo Calix. Las Islas de la Bahía están casi paralelas a la costa de Trujillo y son: Barbereta, Morat, Santa Elena, Roatán, Guanaja y Utila, las tres últimas son las más grandes y las otras son relativamente pequeñas y pueden considerarse como adición (Barbareta a Guanaja, Santa Elena y Morat a Roatán), pues están unidas a ellas por arrecifes que forman estrechos canales. Las Islas de la Bahía han sido llamadas “El Jardín de las Indias Occidentales”. Además están los cayos Cochinos y Zapotillos, que son quince islotes que se encuentran a 8 millas de tierra firme. Las Islas del Cisne o Santanilla forman parte política y geográficamente del Departamento de Islas de la Bahía, estas Islas son dos: La Isla Grande y la Isla Pequeña. En 1957 al crear el Departamento de Gracias a Dios formaron parte de este.

Roatán (Antes Cosen Hole), Guanaja o Bonaca (Antes Islas de los Pinos) José Santos Guardiola (Aldea Oak Ridge de Roatán)

Utila Distritos: Según División Política Territorial 1889 Distritos: Municipios: Roatán, Guanaja,  Utila.

Las Islas de la Bahía fueron descubiertas por Cristóbal Colón en su cuarto y último viaje al continente americano el 30 de julio de 1502. Más precisamente, Colón descubrió la isla de Guanaja a la que llamó “Isla de los Pinos” Evidencia histórica revela que Cristóbal Colón y su tripulación desembarcaron en Guanaja en busca de agua y provisiones durante este, su último viaje a las “Indias”.20 Mientras Colón y sus hombres se encontraba en Guanaja, llegó una canoa remada por veinte y cinco indios. A bordo de esta canoa iba un cacique con sus esposas e hijos, cubiertos con un toldo de hojas de palma.

El almirante llegó a la conclusión que estos “indios eran más civilizados que los de las Antillas descubiertas en sus expediciones anteriores, y lo juzgó así,” por qué los indios no mostraron “ningún asombro a la vista de los buques, por la clase de vestidos que usaban y por el tráfico que hacían de hachas de cobre, cascabeles, láminas de metal, armas, telas y utensilios superiores a los de sus vecinos.” Asimismo, el almirante informó, que estos indios venían de un país muy rico. Después de este descubrimiento, el almirante Colón reclamó el territorio para España y siguió con rumbo hacia Punta Castilla en tierra firme.

Al momento de su descubrimiento, las Islas de la Bahía, se encontraban densamente pobladas de indios Payas. Pero en 1516, “Diego de Velásquez, Gobernador de Cuba, autorizó a varios castellanos para que formaran compañías destinadas al tráfico de esclavos indígenas.23 Esto, luego que la población indígena de las Antillas, había disminuido considerablemente debido a los trabajos forzados a los que eran sometidos. Los esclavos de las Islas de la Bahía eran vendidos principalmente en México y Cuba. Esta práctica disminuyó considerablemente la población indígena de las Islas.

Primer desembarco de Cristóbal Colón en América, tomando posesión de La Española para la Corona de Castilla. Pintura de Dios coro Puebla, (Exposición Nacional (1862), Medalla de Primera clase).

A pesar de ser los españoles, los primeros en llegar a las Islas de la Bahía fueron los británicos fueron los primeros europeos en asentarse en estas islas. En mayo de 1638, William Claibourne de Virginia recibió una patente de la Compañía ‘Providence’ autorizándolo a establecer una colonia en Roatán. La colonia se estableció en los alrededores del viejo Port Royal, en un área de 100 acres de terreno bastante llano que era bueno para la agricultura. Este asentamiento duró sólo 4 años.

A principios de 1642 “una partida de “Filibusteros” se apoderó de Roatán y Guanaja, y estableció allí, su base de operaciones. “Tales fueron las depredaciones cometidas por los invasores, que la suprema autoridad de Guatemala, de acuerdo con el Gobernador de La Habana y el Presidente de la Audiencia de Santo Domingo organizaron una expedición al mando de Francisco Villalba y Toledo, para expulsar de Roatán a los ingleses.”

Sin embargo, los piratas defendieron con éxito Port Royal, Roatán obligando a los españoles regresar a tierra firme para conseguir refuerzos. En marzo de 1650, los españoles regresaron y ya con un mayor número de hombres, en un violento combate derrotaron y expulsaron de las islas a los piratas ingleses. Posteriormente, los españoles reunieron a los pocos indios que quedaban de la isla y los trasladaron al continente, entre los ríos Polochic y Motagua.

“Al final de los años 1600, la bucanería estuvo en su apogeo. Los líderes de la piratería, Morgan Morris, Jackson, Sharp, Coxen y otros, ocuparon las Islas varias veces.”

Tribu de Los Negros Caribes

Casi 100 años después, en 1742, los ingleses intentaron tomar posesión de la Costa Atlántica de Honduras.23 El 23 de junio, 250 hombres, pertenecientes al regimiento del Gobernador de Jamaica, Coronel Edward Trelawny, desembarcó en el nuevo Port Royal de Roatán, con el firme propósito de levantar fortificaciones. En los años subsiguientes, construyeron los asentamientos de “Augusta” y “Litchfield”, y dos fuertes.

El contingente creció, hasta llegar a una población estimada en 5.000 personas en Roatán. Estos y otros sucesos, produjeron la guerra entre Inglaterra y España. Las hostilidades concluyeron hasta en 1763, con un tratado de paz entre las partes beligerantes, estipulando que “Que S. M. B. haría demoler las fortificaciones que sus súbditos habían construido en la Bahía de Honduras.”

“En cumplimiento de ese tratado, en 1764 se evacuaron los fuertes de Río Negro, etc.; pero con violación del convenio, algunos súbditos británicos continuaron ocupando á Roatán y seduciendo á los indios de la costa, lo cual exasperó al Gobierno español, y lo obligó a declarar de nuevo la guerra a Inglaterra en 1780.”

En 1782, los españoles atacaron las instalaciones británicas en Port Royal. En un principio los ingleses pusieron una valiente resistencia. Pero al segundo día de hostilidades, los ingleses abandonaron Fort George y capitularon. Durante una semana, los españoles trataron de acorralar los ingleses que se habían retirado a la selva. En última instancia, capturaron 200 ingleses y los intercambiaron por prisioneros españoles. Después de eliminar todos los cañones y suministros, los españoles demolieron las fortificaciones y quemaron todos los edificios en Port Royal.

“En 1783, en virtud de un nuevo tratado, se restableció la paz entre las dos potencias beligerantes, y se estipuló: “Que los ingleses abandonarían todas las Islas de la Bahía y sus dependencias;” pero habiendo infringido el tratado algunos súbditos británicos, en otro” tratado “de 1786, el Gobierno español obtuvo condiciones más estrictas: “Los ingleses evacuarían el territorio Mosquito las islas adyacentes, sin contradicción ninguna.”

Por la guerra de 1796, se suspendieron los efectos de ese último tratado, e Inglaterra ocupó de nuevo las islas. En 1797 la tríbu de los negros caribes o garífunas se rebelaron contra el gobierno colonial de San Vicente, destruyeron muchas propiedades en la isla y mataron a varios colonos ingleses. En represalia por estos hechos, las autoridades británicas sometieron a los rebeldes y en marzo de ese mismo año, entre 2000 y 5,000 de esos garífunas fueron desplazados de San Vicente y transportados a Roatán. Posteriormente esta tribu se dispersaría por otras regiones de Centroamérica.

Tan pronto como se tuvo noticia de aquella invasión, por parte de los ingleses, el Capitán General de Guatemala dio orden al Intendente de Honduras, para que resultaran las islas. En cumplimiento de lo dispuesto, se mandó a don José Rosi y Rubio, con la tropa necesaria y las recobró el 17 de marzo de 1797.

Siglo XIX

Francisco Morazán: Presidente de Centroamerica

Posteriormente, en 28 de agosto de 1814, se ajustó otro tratado entre España o Inglaterra, y en él se confirmaron las condiciones del de 1796, quedando así el Gobierno español en posesión de las islas y del territorio Mosquito, hasta que se independieron de la madre patria las provincias de Centro-América.

Después de la independencia de Centro-América del Gobierno español, las Islas de la Bahía quedaron bajo la jurisdicción de Honduras; pero en mayo de 1830, el Superintendente de Belice, irritado por no habérsele querido entregar unos esclavos fugitivos, para vengarse, tomó posesión de Roatán en nombre de la corona inglesa. Ante esta nueva invasión, el gobierno federal de Centroamérica, dirigió al de Inglaterra una enérgica protesta. Esta fue atendida y los ingleses terminaron por devolver las islas a Centroamérica, estando ya el General Francisco Morazán al frente del Gobierno federal (1).

Con la desintegración de la República Federal de Centroamérica en 1838, Honduras quedó en posesión de las Islas de la Bahía. Ese mismo año una partida de esclavos liberados del Gran Caymán fue a establecerse en Roatán. “El Comandante de origen francés, Juan Bautista Loustalet, que custodiaba las islas con una pequeña guardia, notificó a los inmigrantes”, que era prohibido establecerse en las islas sin permiso gobierno hondureño. “Algunos de los inmigrantes pidieron el permiso; pero los otros se dirigieron a Alexander Macdonald, Superintendente de Belice para que los apoyara.”

El Superintendente de Belice aprovechó esta ocasión, para llevar a cabo sus pretensiones sobre las islas y personalmente se dirigió a Port Royal en una “chalupa de guerra”. Este “quitó la bandera de Centro-América y colocó la inglesa”….”El Comandante Loustalet y sus soldados, no obstante sus enérgicas protestas, fueron puestos a bordo del buque, y fueron” enviado “a Trujillo.”

“En aquella época se había ya disuelto la República de Centro-América, y el Estado de Honduras aislado, débil y combatido por facciones interiores no pudo oponer ninguna resistencia á tan injustificable agresión. Se limitó a protestar, sin el honor de recibir una contestación siquiera. Más tarde, el Cónsul Frederick Chatfield hizo – saber al Gobierno hondureño, que los procedimientos de Macdonald, procedían de instrucciones del Gobierno británico.”23

Tratado Lennox Wyke-Cruz

“Posteriormente, la reocupación de las Islas de la Bahía, la toma del puerto de San Juan en Nicaragua y el protectorado de los indios mosquitos, por parte del Gobierno británico, llamaron la atención del de los Estados Unidos…que veía en tales hechos una positiva amenaza contra la soberanía é independencia de Centro-América.

Manifestaciones oficiales y de la prensa en ese sentido, dieron, por consecuencia, la celebración del tratado “Clayton-Bulwer,'” firmado el 11 de abril de 1850 entre los Estados Unidos de América y la Gran Bretaña. Según el tratado: “Ni los Estados Unidos ni la Gran Bretaña podrán ocupar, fortificar, colonizar ni ejercer dominio sobre parte alguna de Centro-América, ni hacer uso de protectorado de ninguna clase.”

En virtud de esa convención tan explícita, debieron cesar las hostilidades británicas sobre las Islas de la Bahía; pero en 11 de julio de 1852 el Superintendente de Belice declaró oficialmente: “Que S. M. B. se había dignado constituir una colonia de Roatán, Bonaca, Utila, Burbareta, Elena y Morat, designada con el nombre de Colonia de las Islas de la Bahía.”

“La organización de aquella colonia contra lo dispuesto en el tratado Clayton-Bulwer, llamó con justicia la atención del Congreso de los Estados Unidos, y después de considerarse oficialmente el asunto, la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, declaró: “que las Islas de la Bahía eran de Honduras, y que su ocupación por la Gran Bretaña constituía una violación del mismo tratado.”

Comprendiendo entonces el Gobierno británico la gravedad de tan injustificable procedimiento, y la amenaza que envolvía un hecho que podía comprometerlo en serias cuestiones, especialmente con el de los Estados Unidos, comisionó al Honorable Charles Lennox Wyke en calidad de Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario para arreglar con el Gobierno hondureño el embarazoso asunto de las Islas de la Bahía y la Mosquitia.

El Presidente hondureño nombró por su parte para firmar el convenio…a don Francisco Cruz Castro, quien con plenas instrucciones concluyó con el Representante británico el tratado de 29 de noviembre de 1859, cuyo primer artículo dice así:

“Considerando la posición peculiar geográfica de Honduras y en orden a asegurar la neutralidad de las islas adyacentes, con referencia al ferrocarril u otra línea de comunicación que pueda construirse a través del territorio de Honduras en la tierra firme, S. M. B. conviene en reconocer las islas de Roatán, Guanaja, Elena, Utila, Barbareta y Morat, conocidas por las Islas de la Bahía y situadas en la Bahía de Honduras, como una parte de la República de Honduras.”

Presidente, José Santos Guardiola

Muchos de los colonos ingleses de ‘Las Islas’ no estuvieron de acuerdo con esta resolución inglesa y buscaron la ayuda del filibustero norteamericano, William Walker con el propósito de presionar a Gran Bretaña a mantener las islas por más tiempo. Walker quien en 1857 había sido depuesto de la Presidencia de Nicaragua, por el ejército aliado de Centroamérica se encontraba en los Estados Unidos y se propuso auxiliarles.

Walker llegó a Honduras, desembarcó en Trujillo con más de un centenar hombres, pero sus esfuerzos por ayudar a los colonos ingleses, resultaron en vano. Walker fue capturado por el Capitán Nowell Salmon y entregado a las autoridades hondureñas. Estas lo enjuiciaron y condenaron al paredón de la muerte. Su fusilamiento se llevó a cabo a las 8 de la mañana, del 12 de septiembre de 1860.

El 22 de abril de 1861, se llevó a cabo el cumplimiento del tratado. El gobernador inglés Alex W. Moir, entregó ‘Las Islas’ al comisionado hondureño, R. Padilla Durán. De esta forma fue reconocida y puesta en práctica la soberanía de Honduras, sobre las Islas de la Bahía.14 Para hacer efectivo el tratado, el presidente, José Santos Guardiola emitió un decreto declarando a las Islas de la Bahía y la costa de La Mosquitia como parte integral del territorio hondureño. Francisco Bermúdez fue el primer gobernador político.”

Identidad.

Pescadores Garífunas

A pesar de haber pasado a formar parte de la República de Honduras, los isleños, por mucho tiempo no se consideraron hondureños.28 29Se dio “una continua resistencia entre los isleños y los continentales.”

“Durante el breve gobierno de Victoriano Castellanos Cortés en 1862, se expresan las primeras preocupaciones sobre la falta de vinculación y sentimientos a la nacionalidad hondureña de los habitantes de Las Islas. En la administración de José María Medina al decretarse la ley de inmigración en 1866, y declarar Puerto la cabecera de Roatán… las relaciones con los isleños empezaron a ser más cercanas.”

Sin embargo, “los abusos de los gobernadores políticos en aplicar impuestos, organizar milicias y el desconocimiento de la lengua inglesa son elementos que contribuyeron a desarrollar un sentimiento antinacional. Un informe del gobernador Federico Gahnem, 8 de abril de 1874, describe las arbitrariedades cometidas por autoridades políticas y militares en nombre del gobierno.”

Durante “este período, las islas empiezan a potenciar su comercio de frutas (banano-cocos) con Nueva Orleans.”32 Los isleños – que tenían prácticamente el monopolio del recién comenzado comercio de fruta – llegó a ser tan próspero que sus exportaciones ascendieron a cerca de US $300,000.00 -. Alrededor de $75 por cabeza de la población “14Durante este período de prosperidad, “se mejoraron atracaderos y edificios públicos tal como el de la gobernación política. Y la isla de Roatán se declara Puerto de Deposito el 28 de marzo de 1879.”

El gobierno del presidente Marco Aurelio Soto, “hizo de las islas de la Bahía un verdadero departamento de la República, sujeto á sus leyes” y partícipe de todas las mejoras que había establecido la nueva legislación.”23 Asimismo, “eliminó el impuesto territorial que se venía exigiendo a los habitantes por ser ilegal y arbitrario.”

Entre 1870-1895 las autoridades locales y los habitantes mandaron manifiestos de protesta contra las autoridades centrales y los firmantes alegaban ser “súbditos británicos”. El 20 de marzo de 1895, los vecinos principales de Roatán, argumentaban:

“Que aunque muchísimos de nosotros hemos nacido bajo la bandera hondureña después de la cesión de las Islas al gobierno de Honduras, sin embargo no reclamamos ninguna otra nacionalidad sino la de nuestros padres que es la británica, como que nunca hemos prestado juramento de fidelidad a ninguna otra nación o estado”.

Siglo XX

En el siglo XX, los isleños trataron infructuosamente de revitalizar el comercio del banano con New Orleans

“Para el año de 1902, ya varios ciudadanos de la zona habían sido electos diputados por las Islas de la Bahía en congresos nacionales.32Aun así la gente continuaba pensando que eran posesión inglesa”. Para facilitar la comunicación con las autoridades nacionales el gobierno nombró un traductor en la Gobernación Política, cuyo cargo se mantuvo hasta 1930.”

A principios del Siglo XX, “la situación económica en las Islas era difícil, por cuanto el cultivo del banano, una actividad artesanal, ya no era rentable. Compañías estadounidenses se asentaron en tierra firme para desarrollar el cultivo a gran escala y la ruta comercial de la flota bananera incluía sólo el puerto de La Ceiba y Puerto Cortés. Fueron años difíciles para la vida social y económica de los isleños. Esta situación ahondó el ensimismamiento.”

Durante la dictadura de Tiburcio Carías Andino en los años 30, muchos isleños negaban ser de nacionalidad hondureña, y continuaban aferrados a sus tradiciones inglesas, practicando la religión protestante y hablando solamente la lengua inglesa”.28 29 “Las quejas y reclamos de los isleños ya no aparecen en la década de 1940, pero el aislamiento con las autoridades centrales es mayor…Los planes de propios y arbitrios de las Alcaldías de Roatán, Utila y Guanaja, hasta hace unas décadas, imponían tarifas a los hondureños no residentes durante su permanencia en esas localidades, igualmente los aranceles a los productos venidos del “continente”.”

Las Islas de la Bahía, “por su estructura tipo enclave, se ha sentido desvinculada de las raíces nacionales hondureñas y sus costumbres entrañan el modelo caribeño presente en todas sus actividades. El tipo cultural caribeño choca con el modelo cultural hispánico, haciendo muy difícil las asimilaciones.”

Significado de su Nombre

El nombre de Islas de la Bahía, le fue dado a este archipiélago, por el gobierno británico bajo el nombre de Colony of the Bay Islands en referencia a Roatán, Guanaja, Elena, Morat, Barbareta y Utila en el año de 1850.

El origen de los nombres de las principales Islas de la Bahía proviene de los primeros habitantes de las islas. Según el historiador hondureño Alberto Membreño en Nombres geográficos indígenas de la república de Honduras (1901): “Utila. — Una de las islas que forman el departamento de las Islas de la Bahía. Es una contracción de Ocotilla, que significa en Náhuatl”abundancia de negro de humo de ocote.” Se compone de ocotilli, negro de humo de ocote, y la

, abundancia. Esta tintura negra la hacían los indios en una especie de alambique.

Comunidades

El Departamento de Islas de la Bahía está formado por cuatro municipios: Roatán, José Santos Guardiola, Guanaja y Utila. Su capital es la ciudad puerto de Roatán antiguamente conocida como Coxen Hole.

Extensión territorial (inicial y actual

Superficie 260 km²
Longitud 130 km
Separación costa 34 km

“El clima de las Islas de la Bahía, se halla condicionado por la temperatura del mar, la llegada de aire de origen extra tropical y marítimo tropical y por el grado de estabilidad e inestabilidad de las masas de aire. El régimen pluvial de las islas es propio de los climas tropicales lluviosos.”

En Islas de la Bahía, “el clima es más suave que en el territorio continental, con fuertes precipitaciones. La temperatura media mensual suele situarse entre 20 y 27ºC. La amplitud térmica anual es inferior a los 3º. La humedad relativa es muy alta, más de 2000 mm anuales, Las mayores precipitaciones coinciden con los equinoccios, mientras que los mínimos se producen en los solsticios.”

“Las elevadas y constantes temperaturas hacen que el aire cálido se esté elevando de forma constante, creando los centros de bajas presiones que predominan en estas áreas. Al elevarse el aire se va enfriando y al estar muy cargado de humedad y muy cercano al punto de saturación, una pequeña disminución de la temperatura provoca la condensación y precipitaciones. En las últimas horas del día cuando las temperaturas descienden un poco se suelen producir la mayor parte de las precipitaciones.”

“La duración día/noche y la posición de los rayos solares varía mínimamente a lo largo del año, lo que unido al elevado grado de humedad produce un calor asfixiante. Es en las últimas horas de la tarde o primeras de la noche, cuando refresca un poco, en el momento en que se producen las lluvias termo  conectivas características de este tipo de climas, y que son prácticamente diarias.

La cadena de Islas está formada por la Serranía de Bonacca, la cual es una extensión submarina de la Sierra de Omoa. Esta cordillera continental, que se encuentra cerca de la escarpa sur de la Fosa de Bartlett, desaparece en el mar Caribe cerca de Puerto Cortés.  No hay ríos en ninguna de las islas, y las fuentes de agua se encuentran en forma de arroyos temporales o acuíferos subterráneas. Cada una de las islas es única por su composición geológica y topográfica.

En la isla de Utila esta base geológica está cubierta con piedra caliza coralina, en algunos lugares esta piedra caliza se ha erosionado hasta el nivel del mar. Esta isla se caracteriza por sus pantanosos manglares y unas pocas y pequeñas colinas en su extremo oriental. Pumpkin Hill, situado cerca del extremo oriental de la isla, es el remanente de un antiguo volcán que crea el terreno desigual de esta área14 15 16 Los suelos de Utila son sorprendentemente fértiles, debido a la topografía plana de la isla y a los materiales volcánicos que conforman otra parte importante de la topografía de la isla.

Guanaja presenta una mezcla de los rasgos topográficos y geológicos que caracterizan las otras dos islas. Esta isla es más o menos dividida en tres secciones por una serie de colinas, la más alta se eleva a más de 350 metros sobre el nivel del mar, el cual es el punto más alto del departamento de las Islas de la Bahía. Estas cumbres son importantes yacimientos de granito, mármol y serpentina. En medio de estos cerros, llanuras aluviales de un tamaño moderado atraviesan estos depósitos. Además, en las partes más altas de la isla de Guanaja la vegetación y la fauna es más diversa, y la cantidad de agua fresca aumenta.

Roatán, la mayor de las Islas de la Bahía, se caracteriza por su montañosa columna vertebral, compuesta de colinas que corren de oeste a este a través de toda la isla. Estas cumbres a menudo son coronadas por afloramientos de rocas metamórficas tales como mármol, anfibolita, serpentina. Las áreas planas son escasas por toda la  cordillera central de la isla, estas se encuentran principalmente en las costas, aunque, limitadas en tamaño. La costa sureña de la isla, cuenta con una abundancia de puertos y ensenadas anchas y profundas, y protegidas por arrecifes. Mientras que la parte norte, salvo por unos pocos pasajes estrechos, es en gran parte inaccesible, debido al extenso arrecife coralino.

La isla de Santa Elena se ha descrito como una extensión de Roatán, ya que está separada sólo por un tramo largo de manglares. Esta isla tiene una pequeña elevada colina en el centro. Se caracteriza por un gran número de cuevas, la mayoría de los cuales están ubicados a lo largo de un acantilado en el extremo occidental.

Morat es la más pequeña y más plana de Islas de la Bahía y se compone de una sola cresta con dos colinas pequeñas, que se componen principalmente de rocas sedimentarias, con algunas intrusiones de serpentinas.

Barbareta, aunque también es una isla pequeña, es sin embargo muy diferente ya que contiene varias cumbres, la más alta alcanza una altura de 143 metros sobre el nivel del mar. Barbareta también tiene el mayor depósito de serpentina de todas las Islas de la Bahía. Cubre aproximadamente un tercio de la isla.

Vegetación: Mangos, Papaya, Guayaba, Rosas, Orquídeas, etc.

Animales Marinos: Tiburones, Delfines, Meros, Pulpos, Agujas, Erizos De Mar, Estrellas De Mar De Múltiples Especies, Cangrejos De Diversas Especies, Gusanos Fluorescentes De Mar (Similares A Las Luciérnagas), etc.

Aves: Garzas, Gaviotas, Pelícanos, Pájaros Carpinteros, Gavilanes, Águilas, Colibris, Guacamaya etc.