Home / Garifunas

Garifunas

La comunidad Garífuna también conocida como los caribes negros, y garinagu se originó en San Vicente aproximadamente después de la conquista de Centro América, Sur América, y las Antillas Menores. Descienden de los pueblos caribes, arawakas y negros africanos, quienes llegaron a la isla huyendo de la esclavitud.

La población garífuna en Honduras, habita en la costa Atlántica, entre Belice, Guatemala y Nicaragua; en Honduras están distribuidos en pueblos y aldeas localizadas en los Departamentos de Cortés, Atlántida, Islas de la Bahía, Gracias a Dios y Colón. (Rivas 1993: 257)

Los garífunas representan el importante componente de origen africano que contribuyó a la base sobre la cual se edificaría la identidad étnica de América y el carácter multilingüe, multiétnico y multicultural de la población de la Región; son el producto de la mezcla de esclavos negros e indígenas caribes.

La palabra “Garífuna”, que significa “la gente que come yuca”, desciende probablemente del “Calipona”. Los Españoles llamaron a esta gente “Caribes”, que significa caníbales, y es el origen del término “caribeño”.

Además de los vecinos españoles, mestizos e indígenas, la ciudad de Trujillo fue receptora de un contingente  étnico, los llamados caribes negros, hoy garífunas, estos llegaron como inmigrantes forzados, traídos desde la isla de San Vicente, en las Antillas menores, fueron desembarcados en la isla de Roatán a pesar que, en 1782, el comandante Gálvez, había recobrado de los ingleses (mediante campaña militar) el dominio de la isla y algunos puntos estratégicos de las costas de la mosquitia, ya que estos mediante tácticas dilatorias no evacuaron totalmente la isla y algunos cayos, e incluso mantenían puestos defensivos en distintos parajes.

Otro grupo de inmigrantes que llego a Trujillo en el último lustro del siglo XVIII fue el de los esclavos negros de la colonia francesa de Haití, dos hechos coinciden en 1793 para la inmigración de este contingente étnico: que España declaro la guerra a Francia, y que Haití los esclavos negros se rebelaron contra los franceses, las autoridades españolas de Santo Domingo aprovecharon esta situación de manera encubierta, ayudaron al líder negro Jean Francois y a sus seguidores a combatir contra los franceses.

Origen

Tienen su origen en la Isla de San Vicente Yurumí de las Antillas Menores como resultado de la ficción del pueblo africano.

Los garífunas hablan español y entre ellos hablan una lengua llamada MOAENO que es una miscelánea de Arahuaco.

Aldeas Garífunas

A lo largo de la bahía de tela se encuentran varias aldeas garífunas, y de hecho muchas de las interesantes de honduras se encuentran aquí, de occidente a oriente se encuentran las siguientes aldeas:

  • Rio tinto
  • Miami
  • Tornabe
  • San Juan
  • La Ensenada
  • Triunfo de la Cruz.

Entre estas la más fascinante es sin lugar a dudas Miami, que es la única que después de tantos años continua conservando su aspecto y tradiciones. En todas las aldeas es posible comer comida típica, y conocer algunas de las costumbres de los garífunas. Muy divertidos son sus bailes, especialmente la “punta” y el “Yancunu” que recuerdan sus raíces africanas.

Los Pueblos Garífunas de Honduras

También la gran mayoría de los Garífunas viven dentro de Honduras. Hay muchos pueblos, algunos son populares mientras que otros son más inadvertidos. Algunos de los pueblos más populares son:

  • En el área de Tela: San Juan, Triunfo de la Cruz, Miami y La Ensenada.
  • En La Ceiba: Corozal y Sambo Creek
  • En Trujillo; Trujillo, Santa Fe, San Antonio y Guadalupe
  • En Batalla, tienen pueblos en toda la Reserva de la Biosfera del Río Plátano.

Los pueblos menos conocidos son:

  • Pueblos en la región de Puerto Cortés
  • Punta Gorda
  • Roatán
  • Santa Rosa de Aguán
  • Limón
  • Iriona

La tribu Callinagu, que eran guerreros procedentes del delta de Orinoco en Sudamérica, invadieron San Vicente y conquistaron a los Arahuacos. Una vez que lograron la conquista de las Antillas Menores, eliminaron a todo el sexo masculino de la comunidad Arahuaca pero conservaron al sexo femenino. Muy pronto comenzó la mezcla entre estos grupos y la unión de estas dos razas indias dio origen a una sociedad totalmente nueva llamada Calipona o caribes rojos.

Cuenta la historia que en 1635 dos barcos españoles, cargados de esclavos negros,  naufragaron, los cautivos escaparon y nadaron hasta las costas cercanas, evitando así ser entregados a sus nuevos  propietarios.

Los primeros Garífunas en la costa de Belice fueron traídos como leñadores por los españoles en 1802. Se asentaron en el área cercana a Stann Creek, lo que ahora es Punta Gorda. Al tiempo, Belice fue ayudada por los británicos y pasó a llamarse la Honduras Británica.

A causa de su alianza con los españoles, los Garífunas quedaron  en el lado equivocado del mapa político, cuando Centroamérica logró la independencia de España. Esos Garífunas, en Trujillo, se encontraron con el nuevo país de Honduras, donde había gran resentimiento contra los españoles. Un gran número de Garífunas huyeron a la costa de Belice donde ya vivían otros Garífunas. Es esta migración la que se celebra anualmente el día 19 de Noviembre como Día del Acuerdo Garífuna, y constituye la mayor celebración de esta comunidad.

La historia de los grupos étnicos de Honduras inicia desde los tiempos de la colonia. En particular los Garífunas surgen a partir del año de 1635 cuando dos barcos españoles que cargaban esclavos de África a las Islas West Indies chocaron cerca de la isla de San Vicente. En los siguientes siglos una mezcla de culturas y de cruces entre nativos Negros Africanos e Indios Arawuako traídos de las selvas amazónicas, dio lugar a la conformación de este grupo étnico denominado Garífuna. En 1763, los ingleses empezaron a llegar a San Vicente en grandes cantidades, emplearon todas las artimañas para lograr que los garífunas cedieran sus tierras fértiles para sembrarlas con caña de azúcar. Intentaron la persuasión, el ardid, la compra y por último, los provocaron hasta llegar a la guerra declarada. Los colonos franceses establecidos en la isla, simpatizaron con los negros y les ayudaron a librarse de su enemigo común. La lucha continuó, con algunos períodos de calma, durante 32 años. En 1775, los ingleses decidieron terminar el conflicto y apropiarse de toda la Isla de San Vicente mediante una mayor fuerza militar. De acuerdo a fuentes históricas, sus propios esclavos les ayudaron a combatir a los caribes negros. Hacia el verano de 1796 los franceses se rindieron, pero los caribes continuaron la lucha. Los ingleses quemaron sus casas, sus canoas y sus siembras; entonces los caribes enfermos y casi muertos de hambre también se rindieron. En 1797 los garífunas fueron expulsados de San Vicente, arribaron a Honduras y fueron conducidos en un convoy naval británico hacia la isla de Roatán y posteriormente al Puerto de Trujillo, donde arribaron el 12 de Abril, desde entonces están ubicados en los departamentos de Cortes, Atlántida, Colón, Gracias a Dios e Islas de la Bahía.

abaiha pescar a la orilla del mar
achiba lavar
adabuogua acarrear agua
ágawa bañarse
gunubu lluvia, tormenta, tempestad
hamuñali frío, nevada
huya lluvia
huyaugati está lluvioso
idili helada
luburuan niebla
wáwaraga agua
panu arroyo
ata beber
ebeseiragua filtrarse el agua
bebeidi huracán
lidudu humedad
ahuya llover
baribabu lodo
hati luna
luburuan niebla
hubehu nube

Costumbres

a-La cooperación recíproca de algunas actividades comunales empaje de sus cosas embarradas de las cocas y las actividades de la pesca.

b-Los arragos, puestos garífunas como forma de entretenimiento en los velorios.

c- Practica de la medicina a base de hierba, raíces hojas y cortezas de árboles así como de mantecas de animales.

 

Estilo de Vida

Estos pueblos permanecen intactos de la influencia externa de la tecnología y el progreso. Sus casas están construidas como se hacía antiguamente, de caña y hojas de palmera, aunque más recientemente se han renovado hasta incluir bloques de concreto. Dependen de la pesca, que llevan a cabo usando sedales manuales, redes y canoas ahuecadas. Muchos de los pueblos son autosuficientes, y casi ningún Garífuna desperdicia lo que la naturaleza le ofrece. Encontrará bastante de la agricultura local incorporada en sus dietas y platos. La machuca, es una comida hecha de plátanos verdes pisados con sopa de leche de coco y pescado frito. Hay panes tradicionales como cassava, bollitos, pan de banana y de calabaza. Los Garífunas también tienen recetas para preparar cocktails, que seguramente iluminarán su noche, y combinan bien con la música, el baile y las ceremonias.

EL DÍA GARÍFUNA...

Los Garífunas están orgullosos de su cultura, poseen una religión única (que, aunque muchos se confundan, no es vudú) y un estilo de vestir, arte y artesanías vibrantes. Cada año, el 12 de abril, los Garífunas celebran su llegada a Honduras, que ocurrió el 12 de abril de 1797. Esta celebración no se limita a una ciudad solamente, pero se festeja en cada ciudad y pueblo donde viven los Garífunas. La celebración está dirigida por los Buyeis o chamanes, que empiezan la ceremonia con ritos de purificación, que son seguidos por reconstrucciones históricas, conciertos, canciones, desfiles, misa, un momento para descansar, y termina con una noche de conciertos y festejos. De hecho, los Garífunas encuentran muchas razones para celebrar y su emoción es contagiosa. Mientras esté con los Garífunas, es muy importante que los respete. Por favor, no se presente a ninguna celebración sin haber sido invitado. Como regla general, a los Garífunas les gusta compartir su cultura, estilo de vida y sus leyendas con todos los visitantes.

La comunidad Caribe si se interesó en estas tierras debido a sus vastas áreas de pesca.

Los garífuna, a pesar de su nombre caribe (proto-caribe *gariphona ‘hombres’) hablan una lengua de la familia arawak, ya que de hecho a la llegada de los europeos existían numerosas comunidades caribeñas donde se hablaban variedades de caribe y arawak dentro de la misma comunidad.

La lengua garífuna, junto con la danza y la música de esta etnia centroamericana, fue proclamada por la Unesco Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en 2001 e inscrita en 2008 en la Lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. A los garífuna también se les conoce por su estilo de música único, llamado punta. Entre las figuras profesionales más importantes de destacan Andy Palacio y Aurelio Martínez en el ámbito de la música, Salvador Suazo y Wingston González en las letras y el proyecto de mujeres garífunas Umalali. Se sabe de fuentes muy confiables que la mayor concentración de garífunas se encuentra en Honduras, país donde se conmemora el 12 de abril de 1797 como la llegada de afrodescendientes a la zona de Punta Gorda, Roatán, procedentes de la isla de San Vicente

La cultura Garífuna es muy fuerte, con gran énfasis en la música, el baile y la historia. Tienen su propia religión, El Dugú, que consiste en una mezcla de Catolicismo, creencias africanas e indígenas. A causa de sus diferencias y de la independencia, a través de los años los Garífunas han sido temidos y discriminados por los Guatemaltecos y acusados de veneración al diablo, vudú, poligamia y hablar un idioma secreto.

En hondura hoy los garífunas luchan por no ser despojados de sus tierras en la costa por parte de empresas turísticas y tratan de mantener sus costumbres y su cultura a toda costa. La música garífuna, la punta es una música muy rítmica y contagiosa, que invita a bailar, un baile erótico y con mucho movimiento de caderas. Esta música se ha difundido recientemente por grupos musicales principalmente hondureños, entre ellos los más famosos, Kazabe, Garífuna Kids, Banda Blanca, Silver Star y los Roland. En especial la canción Sopa de Caracol, de Kazabe ha popularizado esta música a nivel internacional.

l pueblo garífuna en su mayoría profesa la religión Católica, abandonar sus propias creencias religiosas del Dugú, el Chugú (culto a los muertos) que es un acto de encuentro y de unidad familiar. Hoy con la presencia de sectas religiosas en algunas comunidades ésta manifestación cultural está siendo destruida argumentando que es un acto “diabólico”.

Dadas las escasas oportunidades de capacitación y empleo local, muchos hombres garífunas (como también misquitos), se ubican como marinos en embarcaciones comerciales y luego han emigrado a Estados Unidos.

En Junio de 1977 un grupo de dirigentes negros preocupados por el futuro de sus comunidades, fundaron la Organización Fraternal Negra Hondureña “OFRANEH”, como organización cívica reivindicativa que les permite luchar por la defensa de su cultura y de su territorio, y en coordinación con otras instancias organizativas está dando seguimiento a una serie de acciones de tipo social, económico-productivo, educativo y organizativo para elevar la imagen del garífuna y su calidad de vida como grupo humano.

 

Deidades y Personajes míticos relacionados con el agua:

Atributos. Roles y funciones. La religión garífuna está caracterizada por las ceremonias y rituales dedicados a los espíritus de sus antepasados, para que se conduzcan por el camino más correcto hasta lograr el estado de deificación. El principio filosófico de la cosmovisión religiosa a garífuna, está enmarcada en los conceptos del alma múltiple y uno más. (Meléndez: El buyei o saurín (chaman) es el encargado, como el sumo sacerdote, de las ceremonias y rituales garífunas; tiene facultades de comunicación con los espíritus de los antepasados y dirigir la máxima ceremonia ritual de los garífunas, el walagallo o DUGU
(Idiáquez: El buyei, que puede ser hombre o mujer, debe recibir la revelación sobre cuáles son los dones que las entidades sobrenaturales le han conferido y de esta forma aprender cómo hacer el mejor uso de ellos. Se supone, por consiguiente que los buyei nacen, no se hacen.

Rito del bautismo
Por el agua del bautismo, el niño (a) queda protegido (a) gracias a esa protección que lo envuelve contra los malos espíritus, las envidias y el mal de ojo. El agua como símbolo cosmogónico es receptáculo de todo lo que es vida.

Mitos
Caer en poder de una entidad sobrenatural maligna es un riesgo que los garífunas corren a menudo, pues de acuerdo a sus tradiciones, hay innumerables seres que acechan al hombre en cada etapa de su vida. En los ríos muchas cascadas sirven de refugio a seres fantásticos, los agáyuma, que pueden aparecerse bajo la forma de un cocodrilo o de un cangrejo, pero por lo general toman la forma de una bella mujer de piel clara y pelo verde.

Agáyuma

Es la sirena del agua y del mar, seres fantásticos que se refugian en las cascadas de los ríos, que por lo general toman la forma de una bella mujer de piel canela y de larga cabellera. Se cuenta que, acostumbra bañarse en los ríos adornados de mucha vegetación; o aparecerse en sueños. Algunos han logrado ver y recoger sus pertenencias, los que habiéndola sorprendido a la hora de su baño, se haya ausentado abandonando su vasija de echarse agua al igual que su preciosa peineta con que peina su larga cabellera. (Su nombre proviene del vocablo akaiouman, término que usaban los caribes isleños para referirse a un caimán o cocodrilo).

Se cuenta la historia de un joven que guiaba su canoa por entre las corrientes de un río cuando escuchó una voz melodiosa que cantaba. Se volvió para mirar, a pesar de los consejos de su compañero más experimentado, y tuvo una visión clara de agáyuma; el ser dejó de peinar sus cabellos, como es su costumbre, y se lanzó al agua dando un grito y arrastrando el áfurugu (espíritu o ángel guardián) del joven pescador. Su amigo lo llevó de vuelta a la aldea en un estado de completo estupor, incapaz de reaccionar, ni siquiera de alimentarse solo. Se llamó a un buyei (chaman), quien al escuchar el relato se dirigió al lugar que se le indicó; allí, él y su hiuruha se lanzaron al agua más de veinte veces antes de poder sacar el doble espiritual del muchacho que estaba enrollado en una planta acuática. Hay que decir que el héroe de esta aventura no sufrió más inconveniente que un violento catarro.

Fayalándanu
Es el espíritu errante de alguien que murió en el mar. Aparece como una luz brillante cuando ataca el mástil de las embarcaciones en el mar. Inmoviliza la embarcación aunque a la vista humana parezca que el mar a su alrededor se mueva. Para escapar de esta difícil situación hay que colocar dos cuchillos en forma de cruz sobre la pro de la piragua.

También aparece a orillas del mar como una linterna de varios colores, que aparenta estar sostenida por algún viajero que viene caminando a orilla de la playa y a medid avanza viene intercambiando luces que van desde el color blanco a amarilla a verde y a azul. Es como una linterna que se prende y se apaga a intervalos y culmina su recorrido hasta cuando llega a la desembocadura del río, cuando a manera de una luz blanquecina forma la apariencia de un hombre de cuatro metros de altura parado con los pies puestos en cada uno de los extremos de la anchura del río. Suele aparecer después de las lloviznas ya sea caminando por la playa o al fondo de los ríos generalmente en horas de la noche o bien a madrugada. Su nombre proviene del inglés flying hollander que significa la luz holandesa.

Se cree que el mar es también la morada de los umeu también llamadas ninfas o pastoras. Los úmeu, son pequeñas criaturas que son enemigas de los niños y aparecen en la playa, viven en las profundidades del mar, en cuevas fuera de la línea de arrecifes; en noches muy oscuras pueden ser vistos mientras caminan en grupo de cuatro sobre la línea del agua, pero por lo general vagan por el mar montados sobre el lomo de peces grandes como el mero y pueden introducirse a una casa cuando uno de esos peces es atrapado. Para librarse de ellos es necesario quemar espinas de manta raya y sardina dentro de la casa.