Juan Manuel Gálvez

Nació en Tegucigalpa el 10 de junio de 1887. Abogado y figura política del partido Nacional. Fue ministro de Guerra, Marina y Aviación en el régimen del General Carías Andino y Presidente de la República del 1 de enero de 1949 al 16 de noviembre de 1954. Buscó la reconciliación de los hondureños.

Durante su período hubo un mejoramiento de la economía nacional, sé modernizó la administración pública y se creó el Banco Central de Honduras. También estalló la gran huelga de trabajadores bananeros de la Costa Norte (1954) que dio origen al actual movimiento sindical.

Antes de terminar su período de gobierno entregó el poder al Vicepresidente Julio Lozano Díaz en 1954. Murió en Tegucigalpa el 20 de agosto de 1972.

El Dr. Juan Manuel Gálvez fue ministro de Guerra, Marina y Aviación durante la Presidencia de diez y seis años del General Tiburcio Carías Andino, salió electo por el pueblo como Presidente y como Vice-Presidente el Perito Mercantil Julio Lozano Díaz. Ningún gobierno ha sido mas progresista y efectivo en Honduras que el del Dr. Gálvez. Independizado del General Carías se rodeó de elementos aptos para gobernar: construyo carreteras, proyecto de luz y fuerza eléctrica y de agua potable muchísimas poblaciones: creó el Banco Central de Honduras, quitándoles para siempre la regalía que por tantos años habían venido disfrutando bancos particulares: fundo el Banco Nacional de Fomento para impulsar la agricultura y estimular nuevo cultivos en la República; canceló la deuda externa e interna que venían gravando el Erario Nacional, abriendo el Crédito Internacional para Honduras; creó el Impuesto Sobre la Renta de modo científico, logrando que el Presupuesto se elevara de veinte a sesenta millones de lempiras. Bajo la paz que implantó durante su período hubo completo orden y progreso. No hubo reos políticos ni exiliados; convocó a elecciones de autoridades supremas, presentándose tres candidaturas: la del General Carías Andino, por el Partido Nacional: la del General Abraham Williams Calderón por el Partido Reformista y del Dr. Ramón Villeda Morales por el Partido Liberal; se repitió el caso de 1903 y el de 1923, cuando ninguno de los tres candidatos obtuvo la mayoría absoluta. El Presidente Gálvez, sintiéndose enfermo el 16 de noviembre de 1954, dejó el Poder en manos del Vice-Presidente Lozano Díaz y se marchó a Panamá.

Por: Alfredo Bográn

San Pedro Sula. El inicio de la modernización del Estado, la decadente influencia de la United Fruit Company y la mayor huelga general de los obreros de las plantaciones bananeras en la zona norte marcan el período político post dictadura de la historia nacional.

Además, ocurrió una sustitución de gobernantes civiles por militares, entre 1949 y 1957, y la derogación de la “pena de muerte”. Esta época fue gobernada por Juan Manuel Gálvez, Julio Lozano Díaz y una Junta Militar.

Gálvez moderniza el Estado

Luego de 16 años de mandato, Tiburcio Carías Andino permite la celebración de elecciones democráticas y promueve la candidatura de un ministro de guerra que fungió durante su gestión y que fue abogado de la United Fruit, Juan Manuel Gálvez.

Su contendiente fue el liberal José Ángel Zúniga Huete. Los comicios se realizaron en octubre de 1948 y el Partido Nacional los ganó; en el cómputo electoral obtuvo 333,496 votos y el Partido Liberal 255,974.

Gálvez asume la presidencia y rompe todos los esquemas arcaicos implantados por Carías. Desde el inicio, facilita la repatriación de los exiliados políticos, la democratización y libre participación de las instituciones políticas, hace un llamado a la conciliación nacional, abandona el sectarismo que los “cachurecos” tenían contra los “colorados” y adhiere Honduras a la Organización de los Estados de América Central.

El doctor Ángel Zúniga Huete, eterno opositor de Carías, muere en tierras aztecas cuando Gálvez lo llama para retornar al país. “Eso demuestra que Gálvez gestionó un gobierno tolerante, democrático y que termina con las persecuciones políticas de su antecesor”, recuerda el periodista Ponciano Paz.

La gestión de Gálvez se desenvuelve durante la apertura mundial de Estados Unidos que crea el Fondo Monetario Internacional. Una delegación de este organismo lo visita, ofreciéndole préstamos a largo plazo, con intereses blandos.

El mandatario los acepta y Honduras entra nuevamente a la era de la deuda externa. Gálvez se destaca por ser el propulsor del sistema bancario nacional mediante la creación del Banco Central de Honduras, BCH, y el Banco Nacional de Fomento, Banafon, hoy Banadesa. Oficializa el lempira como moneda nacional y lo simboliza con la letra “L”, sin el punto.

Promulga muchas leyes, como la de Expropiación Forzosa, de Municipalidades, de Emisión del Pensamiento, de Colegiación Profesional Obligatoria, de Inquilinato, del Impuesto sobre la Renta, de Indultos y Conmutas y del Notariado, entre otras.

Durante su gobierno, San Pedro Sula se beneficia con la construcción del edificio del instituto José Trinidad Reyes, donde hoy se encuentran las deterioradas instalaciones del Intae; con el edificio de la escuela Francisco Morazán, hoy Museo de Antropología e Historia; y con la apertura de la carreteras hacia Gracias, Lempira. Mejoró la carretera entre SPS y El Progreso, favoreciendo a la transnacional bananera.

En el Lago de Yojoa, Lozano siembra las semillas del bass, un pez muy apreciado que todavía se consume.

También contó con el apoyo desinteresado del gobierno de Chile; Lozano recibe a María de Laguna Vargas y a Santiago Tejías Funzalida, doctores en pedagogía, para organizar el sistema educativo y elaborar los planes de estudio de primaria y secundaria, crean los textos y manuales instructivos, establecen las normales de señoritas y de varones, y varios maestros reciben capacitación. Con el gobierno de Cuba organiza el béisbol nacional en todas sus categorías, gracias a las instrucciones del deportista “Papi” Fabre y recibe la dotación de los implementos beisboleros, recuerda el abogado Miguel Ángel “Mike” Gutiérrez.

Durante su período, la economía de las zonas cafetaleras del oriente y occidente del país creció, así como la producción y exportación. “Cuando Gálvez asume el poder, el quintal de café costaba veinte lempiras y luego llegó a costar entre mil y 1,500 lempiras; por su buena gestión, hasta los liberales lo aclamaban sacando la fotografías del reformador con una corbata pintada de rojo”, recuerda el catedrático Ósman Perdomo. Pero no todas las acciones del sucesor de Carías fueron positivas.

Dos hechos lo delatan: durante la huelga de 1954 toma acciones represivas contra los sindicalistas, envía varios pelotones, quienes se atemorizaron al ver la masiva cantidad de manifestantes, analizando que de un zarpazo les darían muerte; ante tal situación, los soldados se hermanan con los huelguistas. Otro aspecto desfavorable es que prestó el territorio para derrocar el gobierno de Jacobo Arbenz de Guatemala.

La mentalidad política y futurista de Gálvez fue admirable, a grado tal que, para evitar el continuismo y una confrontación con Carías, porque nuevamente lo obliga a postularse para la reelección en 1954, “él se hace el enfermo y un mes previo a las elecciones se traslada a Panamá, aduciendo ser intervenido en una operación hospitalaria; y por esa acción los ciudadanos argumentaron que se contagió del mal de Panamá, cosa contradictoria, porque ésta es una plaga que sólo afecta a las plantaciones bananeras”, dice el historiador sampedrano Joaquín Portillo.

Check Also

Luis Bográn

Publicación Vista: 15 Este ciudadano hondureño nació en Santa Bárbara el día 3 de junio ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *